Trastornos alimentarios

¿Qué son los Trastornos de Conducta Alimentaria?

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son afecciones que se caracterizan por una alteración de los hábitos de ingestión de alimentos y de la imagen corporal, con graves consecuencias para la salud, pues pueden llevar a la aparición de problemas físicos, como pueden ser situaciones de falta de algún nutriente, también a la aparición de alteraciones en la funciones corporales, psicosociales o ambos (alteración de la relación del individuo con el alimento y su entorno).

Cada vez estos trastornos son más frecuentes y empiezan a edades más tempranas.

Afectan mucho más a las mujeres (90%) que a los hombres (10%), siendo más vulnerables algunos grupos como gimnastas, azafatas, bailarinas y modelos.

Los tipos más conocidos son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, aunque en la actualidad son mucho más frecuentes los trastornos incompletos denominados Trastornos de la Conducta Alimentaria No Específicos

¿Cuáles son sus causas?

Sus causas pueden ser múltiples, se reconoce que influyen factores genéticos, biológicos, psicológicos, sociales y culturales.

Los factores genéticos, psicológicos y biológicos hacen al individuo más vulnerable a las influencias sociales y culturales (como es el culto a la delgadez como modelo de éxito social), que actúan como desencadenante del trastorno.

La mayoría de los casos se inician con dietas de adelgazamiento sin control profesional.

Por otro lado, también pueden aparecer en relación al hecho de no aceptar los cambios corporales de la pubertad, complejos físicos, fallecimiento de un ser querido, conflictos con los padres o la pareja, etc. Entre las características psicológicas pueden ser personas inseguras, con baja autoestima, muy perfeccionistas, pendientes de lo que se espera de ellas o de satisfacer a los demás, con miedo a fallar o a madurar.