TOMAR ALCOHOL NO ES SALUDABLE

En blog | el 29/07/2019

Cuántas hemos escuchado “un vaso de vino al día es bueno para el corazón”, “una caña de cerveza ayuda a la salud”, “el chupito después de las comidas ayuda a la digestión”, y así muchas más frases recomendando el alcohol sin ninguna justificación. ¿Es esto cierto?, ¿hay beneficios si consumimos moderadamente alcohol? Lo veremos a continuación.

 

 

El alcohol junto con la idea de “consumo responsable y moderado” ha entrado en nuestra sociedad desde hace años, hasta el punto que vemos normal el consumo de alcohol, e incluso aparece recomendado en la Pirámide Alimentaria Española. Ha sido tan intensa esta relación de alcohol y salud, que hay personas que piensan que si no te tomas la copita de vino, estás desperdiciando un alimento saludable. Por esta razón, es normal que hoy en día la gente no tenga claro si resulta mejor no beber que beber un poco.

 

ESTUDIOS QUE DICEN QUE EL ALCOHOL ES SALUDABLE

La gran mayoría son estudios observacionales, los cuales no sirven para hacer una relación clara, y menos aún para declarar que una bebida alcohólica es saludable. En 1991, se observó que aquellas personas que consumían alcohol con moderación reducían el riesgo de padecer enfermedades, especialmente coronarias, que aquellas personas que no consumían nada de alcohol. Pero ¿esto se debe exclusivamente al alcohol? Puede ser que esas personas que tomaban alcohol con moderación presentaban una alimentación sana y practicaban ejercicio con regularidad 1. El riesgo de padecer una enfermedad no viene determinado únicamente por si se toma alcohol o no.

 

Figura 1. Consumo de alcohol y riesgo relativo de muerte. Fuente: Marmot 1991.

 

Además, a finales del s.XIX se publicaron artículos que observaban cómo el riesgo cardiovascular en Francia era menor que en Finlandia. Estos resultados sorprendieron a todos, ya que ambos países consumían altas cantidades de grasas saturadas. A esto hay que sumar que aparecieron otros estudios observacionales que indicaban que Francia, pese a tener un alto consumo de grasas saturadas, no sufrían tantas enfermedades cardiovasculares, apuntando al consumo de vino como el principal responsable de este descenso del riesgo cardiovascular, ya que el nivel de consumo de vino en Francia era elevado, a esto se le conoció como la Paradoja Francesa 2.

 

Figura 2. Relación entre enfermedad coronaria e ingesta dietética de colesterol y grasa saturada.

 

Hoy en día, no se puede afirmar que estos efectos se dieran exclusivamente por el vino, ya que, en la actualidad sabemos que el contenido en grasa no era un riesgo en sí mismo en esa época, ya que no todas las grasas saturadas son perjudiciales. Así mismo, cada vez salen a la luz más estudios que demuestran que el alcohol no es tan cardioprotector como se pensaba.

 

EL RESVERATROL PARA JUSTIFICAR SU CONSUMO

El resveratrol es un antioxidante presente en el vino tinto. Los estudios científicos demuestran que el resveratrol es una sustancia bioactiva que puede actuar como protector frente a enfermedades cardiovasculares.

 

 

Figura 3. Estructura química del resveratrol.

Todos estos efectos que trae consigo el resveratrol se han demostrados en estudios in vitro, sin llegar a probarse cómo afecta en humanos 3. Además, en el vino tinto únicamente se encuentran unos miligramos de resveratrol, obviando el 12% de etanol que presentan los vinos, siendo éste el hecho más importante para evitar su consumo. El resveratrol y otros antioxidantes con múltiples funciones se pueden encontrar en frutas y verduras en mayor cantidad, por lo que no es necesario beber vino para conseguir esos componentes bioactivos.

 

POR TANTO, ¿ES SALUDABLE EL ALCOHOL CON MODERACIÓN?

No, el alcohol es una de las principales causas de muerte y enfermedad en el mundo, después del tabaco y la hipertensión arterial. En los últimos estudios se ha demostrado que la única dosis recomendada de alcohol es cero e incluso se han creado guías que recomiendan no consumir alcohol, ni si quiera la copita de vino o la caña al día 4,5,6. Además, la OMS advierte textualmente que el alcohol es “teratogénico, neurotóxico, adictivo, inmunosupresor, perjudicial para el sistema cardiovascular, carcinogénico y aumenta el riesgo de muerte”. Esta afirmación de la OMS resume perfectamente lo que puede producir el consumo (incluso moderado) de alcohol en nosotros. Por tanto, nuestra recomendación es evitar el consumo de alcohol, y cuanto menos, mucho mejor.

 

ENTONCES, ¿POR QUÉ SE PROMUEVE SU CONSUMO?

Como dijimos al principio, el consumo de alcohol se ha normalizado por completo, llegando a pensar que si no tomamos la copita de vino al día, estaremos perdiendo salud. Esto es así porque hay muchísimos intereses empresariales y de la industria alimentaria y alcohólica, que ha presionado lo suficiente como para llegar a cambiar guías dietéticas y aparecer en la Pirámide Alimentaria Española. Esto es debido a que estas empresas solo muestran la cara amable del alcohol, con todos sus beneficios, pero obviando los problemas que produce el alcohol en la salud. También por la desactualización del personal sanitario, el cual sigue recomendando pautas que ya han quedado más que obsoletas.

 

En resumen, el consumo de alcohol no es recomendable a ninguna dosis, ya que se relaciona con enfermedades múltiples enfermedades como cáncer y enfermedades cardiovasculares. No hace falta consumir alcohol, ya que existen otros alimentos como las frutas y verduras capaces de conseguir los potenciales beneficios para la salud. En ningún caso, los profesionales sanitarios deben recomendar consumo moderado de alcohol, porque éste es un mensaje erróneo, ambiguo y peligroso. Por tanto, sobran motivos para que a partir de hoy, empieces a reducir el alcohol en tu estilo de vida.

 

AUTOR: LINCOLN G. GONZÁLEZ GONZÁLEZ, DIETISTA-NUTRICIONISTA

 

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Marmot M, Brunner E. Alcohol and cardiovascular disease: the status of the U shaped curve. BMJ. 1991.
  2. Ferrières J. The French paradox: lessons for other countries. Heart. 2004.
  3. Bonnefont-Rousselot D. Resveratrol and Cardiovascular Diseases. Nutrients. 2016.
  4. Burton R, Sheron N. No level of alcohol consumption improves health. Lancet. 2018.
  5. Stockwell T, Zhao J, Panwar S, Roemer A, Naimi T, Chikritzhs T. Do "Moderate" Drinkers Have Reduced Mortality Risk? A Systematic Review and Meta-Analysis of Alcohol Consumption and All-Cause Mortality. J Stud Alcohol Drugs. 2016.
  6. UK Department of HealthUK Chief Medical Officers' Low Risk Drinking Guidelines. https://www.gov.uk/government.
  7. Aitor Sánchez. Mi dieta cojea. Madrid: Paidós; 2016.