LOS ALIMENTOS NO CURAN ENFERMEDADES

En blog | el 19/08/2019

Es muy fácil encontrar en internet noticias que hablan sobre el poder curativo de los alimentos. De estas y de muchas otras “Fake News” vamos a hablar en el blog de esta semana.

Las “fake news” (o noticias falsas) que circulan en internet pueden poner en riesgo la salud de las personas, sobre todo la de grupos vulnerables como las personas mayores, enfermos y niños. Estas falsedades sobre nutrición y alimentación están en boca de todos, ya que lo que aparece en internet y redes sociales se propaga como la pólvora, por eso es muy importante desmentir todos estos mitos. En el blog de hoy nos centraremos en aquellas noticias falsas que hablan sobre la capacidad que tienen los alimentos de curar enfermedades.

 

¿CÓMO SABEMOS SI ES UNA NOTICIA FALSA O POCO FIABLE?

Sencillo, cualquier noticia que hable sobre el poder curativo de un alimento es falsa. Esto es así porque no existe ningún alimento capaz de curar ninguna enfermedad. Además, todas estas noticias tienen algo en común: nula evidencia científica.

Los alimentos sí son capaces de prevenir muchas enfermedades como la obesidad, diabetes, hipertensión hipercolesterolemias, entre otras; y también de mejorar el tratamiento de éstas. Pero, una vez se instaure la enfermedad en nosotros, necesitaremos sí o sí de medicamentos, los cuales sí pueden curar enfermedades. Por eso, la alimentación es siempre importante, y no hay esperar a tener una enfermedad para empezar a cuidarla.

 

¿POR QUÉ TIENEN TANTA FAMA LAS “DIETAS ANTICANCERÍGENAS” O “DIETAS MILAGROS”?

Porque tienen un impacto mediático muy importante, y además, se aprovechan del desconocimiento de muchas personas, de las cuales, muchas pueden que estén pasando por esa enfermedad que dicen curar.

 

PERO ¿NO HAY NINGUNA POSIBILIDAD DE QUE LOS ALIMENTOS PUEDAN CURAR?

Es cierto que se está avanzando mucho en la relación nutrición-enfermedad, pero es casi imposible extrapolar esos datos al estilo de vida de las personas, ya que, existen estudios in vitro sobre frutas y verduras específicas que son capaces de reducir la progresión de un tipo concreto de cáncer gracias a una molécula específica de ese alimento. Ahora, saber en un humano cómo puede afectar eso es muy difícil, ya que los humanos comemos de todo y estamos susceptibles a muchos cambios ambientales. Por tanto, sí pueden haber estudios in vitro que hablen de moléculas capaces de inhibir el crecimiento de un tipo de cáncer, pero a la hora de la verdad no se puede extrapolar ese dato a la realidad. ¿Qué se puede hacer entonces? Pues comer más frutas y verduras y practicar ejercicio físico con mayor regularidad, ya que ese estilo de vida sí parece relacionarse con un menor riesgo de enfermedades. Y esto ocurre gracias a la prevención. El problema es que por culpa de estos mitos la gente confunde prevenir con curar. Prevenir se refiere a disminuir el riesgo en una persona sana de que esta enferme. Mientras que curar hace referencia a eliminar la enfermedad cuando ésta ya existe. Si hablamos de curar el cáncer, lo que hasta el día de hoy se ha probado que funciona mejor es la terapia convencional (quimioterapia, radioterapia, cirugía). La alimentación está relacionada enormemente con nuestra salud presente y futura. Eso no significa que las enfermedades oncológicas se puedan llegar a prevenir a través de una dieta específica, o que si hemos desarrollado algún tipo de tumor la causa sea nuestra manera de comer. Es difícil relacionar el consumo de un alimento natural con la enfermedad, pero lo que sí se conoce, y está respaldado por evidencia científica, es que hasta el 50% de los casos de cáncer se pueden prevenir con un estilo de vida saludable.

 

MIEL, AJO Y VITAMINA C ¿CURAR LA TOS?

Tampoco, el famoso dicho de “tómate un zumo de naranja para el resfriado” es también falso. Esto fue debido en gran parte al famoso químico Linus Pauling, quien dijo en los 70s que grandes dosis de vitamina C podían curar el resfriado, creando la “nutrición ortomolecular”, que se basa en el uso de dosis muy altas de vitaminas u otras sustancias para prevenir y curar enfermedades. Hoy en día, se califica a la nutrición ortomolecular como una «propuesta paracientífica, engañosa, fraudulenta y potencialmente peligrosa» según el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN).

Es más, se ha demostrado que el exceso de suplementos vitamínicos puede ser un problema para la salud, aumentando el riesgo de cánceres (exceso de suplementos de vitamina A mayor riesgo de cáncer de pulmón) y otras patologías (exceso de vitamina C y diarreas). Por tanto, la vitamina C, según los últimos estudios, no te va a curar de ningún resfriado. Tampoco la miel ni el ajo 1,2,3.

 

La alimentación, aunque no cure enfermedades, es muy importante, ya que si la cuidamos podemos prevenir múltiples enfermedades (que es mucho mejor que curarlas). En cambio, si llevamos un estilo de vida sedentario y dejamos de lado una alimentación saludable, es muy probable que aumente el riesgo de muchas patologías. Por tanto, centrémonos en la alimentación y actividad física como nuestra mejor medicina preventiva de enfermedades, y no hagamos caso a las diversas noticias falsas que aparecen en internet, que lo único que buscan es llamar la atención y crear un ambiente de alarma.

 

 

AUTOR: LINCOLN G. GONZÁLEZ GONZÁLEZ, DIESTISTA-NUTRICIONISTA.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Allan GM, Arroll B. Prevention and treatment of the common cold: making sense of the evidence. CMAJ. 2014.
  2. Lissiman E, Bhasale AL, Cohen M. Garlic for the common cold. Cochrane Database Syst Rev. 2014
  3. Oduwole O, Meremikwu MM, Oyo-Ita A, Udoh EE. Honey for acute cough in children. Cochrane Database Syst Rev. 2014