ACEITE DE COCO vs ACEITE DE OLIVA

En blog | el 06/05/2019

El aceite de coco virgen extra cada vez presenta una mayor tendencia de consumo en países como España, pudiéndolo encontrar en los supermercados más comunes. Sin embargo, ¿es de verdad un buen producto para usar de forma diaria teniendo más disponible el aceite de oliva virgen extra? ¿Qué aceite es mejor? Responderemos a estas cuestiones en el siguiente blog.

ACEITE DE COCO VIRGEN EXTRA

Para saber si el aceite de coco es mejor que el de oliva, vamos a explicar primero qué es el aceite de coco.

El aceite de coco virgen extra es un aceite con una alta proporción de ácidos grasos saturados presentes de forma natural.  Además, el aceite de coco tiene la característica de ser un aceite que destaca en triglicéridos de cadena media (TCM), cuando los que están principalmente en la gran mayoría de alimentos son los de cadena larga. Para que nos entendamos, los TCM se metabolizan de forma muy distinta al resto de ácidos grasos aportados por la dieta. En primer lugar, su degradación es mucho más rápida que el resto, ya que se oxidan directamente en el hígado (evitando su almacenamiento como grasa corporal). En segundo lugar, los TCM no necesitan de sales biliares para su digestión, por lo que es un aceite de fácil digestión El ácido graso principal que podemos encontrar en los TCM del aceite de coco es el láurico. Los TCM parecen estar relacionados con un mayor gasto energético y control del apetito 1,2. El ácido graso láurico es una grasa saturada que presenta beneficios para la salud, tales como antimicrobianos, antibacteriano y antifúngico 3,4.

Con respecto al cocinado, cabe destacar que el aceite de coco resiste altas temperaturas de cocción debido a su alto contenido en grasas saturadas, sin embargo, el aceite de coco virgen extra presenta un bajo punto de humo (177ºC), por lo que no se considera un aceite apto para reutilizar, ya que aumenta su contenido en compuestos volátiles y productos tóxicos.

Parece que el aceite de coco virgen extra es un buen producto, aunque lleve una alta proporción de ácidos grasos saturados. La industria alimentaria y diversas investigaciones han tachado durante años a las grasas saturadas, pero recientemente se ha observado que no todas las grasas saturadas son iguales. En cuanto a salud cardiovascular existe una cierta controversia con respecto al aceite de coco, ya que hay estudios que demuestran que el consumo de este aceite se relaciona con un aumento de colesterol sanguíneo y del riesgo cardiovascular; mientras que otras investigaciones concluyen que las grasas saturadas presentes de forma natural en el aceite de coco virgen extra no son un problema para nuestra salud 5.

Por otra parte, hay que decir que el aceite de coco virgen extra no solo presenta propiedades al ser ingerido, sino que también se puede usar para el cuidado del pelo, de la piel y de los dientes 6.

 

ACEITE OLIVA VIRGEN EXTRA vs ACEITE DE COCO VIRGEN EXTRA

Visto lo anterior, parece que el aceite de coco virgen extra es un buen aceite para tener en casa y usar diariamente. Pero ¿de verdad vale la pena teniendo en cuenta que en España tenemos más a mano el aceite de oliva virgen extra?

Si vives en Estados Unidos, cambiar el aceite de maíz, de girasol o manteca animal para cocinar por el aceite de coco virgen extra sí sería una buena opción. Pero, viviendo en España no hay necesidad de sustituir el aceite de oliva virgen extra, el cual es ideal para consumir tanto en crudo como cocinado, por el aceite de coco virgen extra. La evidencia científica demuestra que el aceite de oliva virgen extra es un aceite que muchísimos beneficios para la salud, conviertiéndose en el aceite ideal para consumir diariamente 7:

  • Efectos antioxidantes gracias a su contenido en vitamina E e hidroxitirosol, por lo que puede reducir el riesgo de enfermedades crónicas 8.
  • Efecto antiinflamatorio gracias a moléculas como el oleocanthal, pudiendo así reducir importantes marcadores inflamatorios 9.
  • La grasa saludable del aceite de oliva virgen extra, grasa monoinsaturada (oleico), está relacionada con la prevención de enfermedades cerebro-cardiovasculares 10.11.
  • El aceite de oliva virgen extra también parece reducir el riesgo de diabetes tipo 2 12.

Con todos estos beneficios que trae consigo el aceite de oliva virgen extra, y la alta disponibilidad que tenemos en España, ya que somos el país que más produce este tipo de aceite en todo el mundo, hace que el aceite de oliva virgen extra sea el mejor aceite para usar día a día. El aceite de coco podría ser un buena opción para un usar espontáneamente en la cocina, como algún postre u otro plato específico, pero siempre y cuando sea virgen extra. Así mismo, económicamente es más barato comprar el aceite de oliva virgen extra (1 litro son aproximadamente 4€) que el aceite de coco (300 gramos son aproximadamente 10€).

En conclusión, el aceite de oliva virgen extra ha de ser nuestra grasa principal por todos los beneficios que conlleva su consumo, además de la alta disponibilidad que tenemos en España y su bajo coste con respecto al aceite de coco. El aceite de coco virgen extra podría ser un buen aceite pero para ocasiones puntuales, ya que en España su consumo no es sostenible ni económico, y según la evidencia científica no quedan claros sus beneficios para la salud, beneficios que sí demuestra ampliamente el aceite de oliva virgen extra.