DESCUBRE EL CAFE AL DETALLE

En blog | el 14/10/2019

El café es una de las bebidas más populares y consumidas en todo el mundo, y no solo por sus compuestos bioactivos y beneficios que tiene para la salud, sino también por el acto social que supone quedar con amigos y familiares para tomar un café. En el blog de hoy les contamos el valor nutricional de este alimento, sus beneficios y los distintos cafés que encontramos en el supermercado.

Cuando pensamos en café se nos viene a la cabeza palabras como energía y estimulación, así como recuerdos con tus amigos teniendo una charla agradable mientras toman café, sin importar la hora. Pero, ¿sabemos qué propiedades tiene el tomar café? Tiene bastante, y no sólo la de despertarnos con energía por la mañana, ya que el café es mucho más que cafeína.

Existen numerosos estudios y revisiones que demuestran los efectos beneficiosos que tiene esta bebida sobre la salud 1.

  1. Estimulación: Está claro que la cafeína del café es el estimulante más consumido en todo el mundo. Esto es debido a que la cafeína se une a los receptores de adenosina. La adenosina es una molécula que se segrega en el organismo y que cuando se une sus receptores en el cerebro, inhibe el sistema nervioso y causa somnolencia. Pero, la cafeína cuando entra en nuestro cuerpo y se une a dichos receptores, impide que la adenosina lo haga, evitando así la somnolencia y la aparición de fatiga 2. También se ha relacionado el consumo de café con un mejor rendimiento cognitivo.
  2. Reduce el riesgo de diabetes tipo 2: El consumo de café está fuertemente asociado con un menor riesgo de diabetes tipo 2. Además, este efecto se encuentra también en el café descafeinado, por lo que actúan otras sustancias distintas a la cafeína 3.
  3. Efecto protector en hipertensión y enfermedades cardiovasculares: A diferencia de lo que piensan muchas personas, el consumo de café está asociado con un menor riesgo de mortalidad de enfermedad cardiovascular, coronaria e infarto de corazón. Además, estudios han demostrado una interacción inversamente proporcional al consumo de café y el riesgo de hipertensión, sobre todo en mujeres que siguen una dieta mediterránea. Esto se ha apreciado también en el café descafeinado. Como dijimos anteriormente, el café va más allá de la cafeína, y es que los compuestos activos y antioxidantes del café pueden explicar este efecto beneficioso sobre el sistema cardiovascular 4.
  4. Reduce el riesgo en distintos tipos de cánceres: Un meta-análisis de 40 estudios cohortes mostraron una menor incidencia de cáncer en aquellos que consumían mayor café. Este efecto también se encontró en el café descafeinado, ya que los antioxidantes del café parecen jugar un papel importante, ya que inducen enzimas involucradas en la desintoxicación de carcinógenos y en la estimulación de la defensa antioxidante intracelular, contribuyendo así a este efecto anticarcinogénico.
  5. Mejora patologías hepáticas: La exposición de café también está asociada a un menor riesgo de enfermedades hepáticas, como la cirrosis o hígado graso no alcohólico. Parece que los componentes antioxidantes del café pueden inhibir la acumulación de lípidos en los hepatocitos, promover la sensibilidad a la insulina y reducir la respuesta inflamatoria, por lo que mejoraría dichas enfermedades 5,6.
  6. Efecto protector en enfermedades neurológicas: El consumo de café está asociado fuertemente con un menor riesgo de enfermedad de Parkinson, ya que la cafeína puede actuar como antagonista de la adenosina, atenuando lesiones dopaminérgicas neuroquímicas y anatómicas, mejorar los déficits motores, y reducir el tiempo de inactividad y la discinesia. Otros compuestos a parte de la cafeína, como el cafestol, también presentan un efecto neuroprotector 7. Así mismo, el consumo de café tiene una consistente relación con un menor riesgo de depresión y de trastornos cognitivos como el Alzheimer 8, 9.

 

Esta figura explica los diferentes efectos del café sobre las distintas enfermedades en el hígado. Tanto la cafeína como otros compuestos bioactivos del café pueden mejorar enfermedades hepáticas como la cirrosis, hígado graso no alcohólico y cáncer hepático. Esto puede ser gracias al efecto antioxidantes de los polifenoles, a la reducción de la respuesta inflamatoria de la cafeína y metabolitos, y a compuestos activos como el cafestol que está involucrado en la desintoxicación de carcinógenos y la estimulación de la defensa antioxidante intracelular 6.

Por tanto, aquí se puede apreciar los muchos beneficios que tiene tomar café, ya sea con cafeína o el descafeinado. Esto es debido a que muchos de estos efectos se producen a otros compuestos activos del café, como polifenoles (ácido clorogénico y catequinas), diterpenos, cafestol, kahweol o pirogalol. El conjunto de todos estas sustancias, antioxidantes y cafeína da consigo los beneficios del café. Pero no vale cualquier café.

 

TIPOS DE CAFÉ

Los factores como la variedad del grano, el grado de tostado (menor tueste, más compuestos activos y más sabor herbáceo) y el proceso de molienda afecta la composición y calidad del café, influyendo en las propiedades sensoriales y compuestos beneficiosos de esta bebida como son sus sustancias bioactivas y antioxidantes 10. Las dos especies de café que más se consumen en el mundo son:

  • Coffea arabica (café arábico): Menor contenido en cafeína, pero mejor calidad, ya que presenta mayor número de polifenoles al cultivarse a mayor altura (cuanta más altura, más actividad antioxidante), aunque dependerá de su país de origen.
  • Coffea canephora (café robusta): Se consume en menor medida que el café arábico y cuenta con mayor contenido en cafeína, por lo que si eres sensible a la cafeína, te recomendamos la especie Arábica.

De estas dos especies se sacan las distintas variedades de café. La gran mayoría de personas compran el café ya molido, por lo que recomendamos que este sea de tueste natural, y no torrefacto, ya que a éste se la ha añadido azúcar (hasta un 15%) para aumentar la vida del grano de café. Así mismo, tampoco recomendamos el consumo de café instantáneo, ya que cuenta con un mayor contenido de acrilamida 11 (sustancia cancerígena que aparece al tostar los alimentos).

 

En conclusión, el café es una bebida que presenta múltiples beneficios, siempre y cuando utilicemos un buen café y no añadamos azúcar.

 

 

AUTOR: LINCOLN G. GONZÁLEZ GONZÁLEZ, DIETISTA-NUTRICIONISTA