BROCOLI CON YOGUR Y MOSTAZA

En recetas | el 16/09/2019

Existe una lucha constante entre el brócoli y muchas personas para comerlo. Pero, con esta receta no cabe duda de que no dejarán ni uno en el plato y querrán repetir.

INGREDIENTES:

  • 2 brócolis.
  • 150 g de yogur griego natural.
  • 20 g mostaza de buena calidad.
  • 15 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • Una cucharadita curry molido.
  • Una cucharadita comino molido.
  • Una cucharadita cúrcuma molida.
  • Una cucharadita pimentón dulce.
  • 1/2 cucharadita pimentón picante.
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.
  • Semillas de sésamo.
  • Almendras tostadas al gusto.

 

PREPARACIÓN:

  1. Separamos los tallos de ambas cabezas de brócoli.
  2. Cortamos la punta más gruesa de los extremos y pelamos ligeramente.
  3. Cortamos la parte gruesa de los tallos en bastones no muy finos, y dejamos los tallos más pequeños enteros.
  4. Separamos las flores en ramilletes.
  5. Lavamos con suavidad y escurrimos. Cocemos al vapor o en el microondas durante unos 3-4 minutos, para blanquearlo ligeramente, y dejamos enfriar en una fuente.

     

  6. Para la salsa, batimos con unas varillas en un recipiente el yogur, la mostaza, el aceite de oliva virgen extra y las especias, y salpimentamos. Mezclamos bien y añadimos el brócoli, combinando con suavidad para cubrirlo por completo.
  7. Calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén y añadimos el brócoli empapado en la salsa y cocinamos a fuego medio-alto, removiendo de vez en cuando, durante unos 7-10 minutos, hasta dejarlo al gusto.
  8. Servimos con semillas de sésamo y almendras tostadas para darle un toque más crujiente.

 

INFORMACIÓN NUTRICIONAL:

  • Esta es una buenísima idea para introducir el brócoli en la alimentación de aquellas personas que no les suele gustar.
  • El brócoli es una crucífera que aporta grandes cantidades de vitamina K, C y E. También es fuente de fibra, folatos y minerales como el calcio. Las crucíferas contienen compuestos sulfurados, como los sulforafanos, los cuales se han demostrado en muchos estudios en animales e “in vitro” su potente efecto anticancerígeno.
  • Si no nos gusta el brócoli tampoco pasaría nada, existen muchísimas verduras, y todas son igual de importante. Por tanto, si no te gusta el brócoli, puedes probar con muchas otras. Aunque confiamos en que esta receta será un éxito.
  • Con respecto a la salsa, ésta se puede considerar saludable si seleccionamos, siempre intentando que ésta lleva un gran porcentaje de semillas de mostaza y poca cantidad de azúcares.

 

 

AUTOR: LINCOLN G. GONZÁLEZ GONZÁLEZ, DIETISTA-NUTRICIONISTA