LA MICROBIOTA INTESTINAL

En Blog | el 11/07/2018

La microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos que colonizan nuestro intestino y conviven en él, obteniendo ambas partes beneficio de esta relación. La existencia de esto en nuestro cuerpo lleva a cabo varias funciones a nivel metabólico, fisiológico e inmunitario.

La microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos que colonizan nuestro intestino y conviven en él, obteniendo ambas partes beneficio de esta relación. La existencia de esto en nuestro cuerpo lleva a cabo varias funciones a nivel metabólico, fisiológico e inmunitario. 

La composición varía a lo largo del tracto digestivo, siendo el colon, el lugar donde habitan aproximadamente el 70% de las bacterias del cuerpo humano. Esta variación depende de la edad, la dieta, el uso de medicamentos, la acidez gástrica, las enzimas digestivas, etc. 

 

Nosotros nos centraremos en hablar de la flora intestinal y la relación que tiene con la dieta. Ésta tiene un papel fundamental en la composición y funcionamiento. Por lo tanto, el tipo de alimento que consumimos influirá directamente en la aparición de ciertos microorganismos que pueden ser beneficiosos o no. Por ejemplo, se ha visto que las personas que consumen cereales refinados y harinas blancas, pobres en fibra, con grandes cantidades de aditivos y endulzantes, tienen grandes defectos en la microbiota, haciendo que la diversidad y variabilidad de especies no sea la adecuada. 

 

A continuación, veremos “ingredientes” importantes a destacar que se relacionan con el buen funcionamiento de la flora intestinal: 

 

  • Prebióticos.Son ingredientes no digeribles de la dieta, que producen efectos beneficiosos estimulando selectivamente el crecimiento y/o actividad de uno o más tipo de bacterias en el colon. Por ejemplo, tenemos la fibra dietética, los carbohidratos no digeribles como los oligosacáridos presentes en la leche materna, de ahí la importancia que se le da a la administración de pecho en recién nacidos. 
  • Probiótico.Son aquellos micoorganismos vivos que, al ser agregados como suplemento en la dieta, afectan de forma beneficiosa al desarrollo de la flora en el intestino estimulando las funciones protectoras del sistema digestivo. Podemos encontrar bacterias probióticas en diferentes alimentos como el yogur, kéfir, encurtidos, tempeh y en complementos alimenticios. 

     

    A continuación, te proponemos un menú diario que cuida tu microbiota intestinal: 

  • Desayuno: yogur con avena y arándanos
  • Media mañana: plátano con almendras
  • Comida: ensalada fría de garbanzos con zanahoria
  • Merienda: pan integral con queso blanco, tomate y orégano 
  • Cena: pavo hervido con brócoli al horno 

 

Por lo tanto, para asegurar una buena microbiota de la que podamos obtener beneficios, es esencial que aportemos diariamente a nuestro organismo alimentos vegetales, integrales y fermentados.