LA FRUTA POR LA NOCHE NO ENGORDA

En Blog | el 29/06/2018

Uno de los mitos que más escuchamos en nuestra población es; “La fruta por la noche engorda”. Esto es totalmente falso.

 

Antes de argumentar nuestra idea de hoy, queremos hacerte reflexionar un poco y preguntarte, si eres de los que cree que la fruta engorda, que después de las 6 de la tarde la fruta no se puede comer, que no se puede comer plátano (por ejemplo), que no se pueden mezclar frutas, etc; entonces, ¿por qué no haces referencia a la bollería, refrescos, embutidos, helados, etc? Estos últimos deberían ser tu preocupación, no la fruta.

 

 

 

Para empezar, partimos de la base de que “La fruta por la noche NO engorda más que por el día”. Esto se debe a que siempre tiene las mismas calorías, vitaminas y minerales. Es verdad que existen algunas que tienen índices calóricos más altos como el plátano, coco, uvas, higos, aguacate y chirimoya, pero aun así no deben dejar de consumirse si lo que de verdad queremos es estar sanos. Se pueden elegir frutas como la manzana, pera, sandía, piña, kiwi para la cena si lo que buscas es ingerir menos calorías por la noche, pero no por ello, quiere decir que debas dejar de consumir la que realmente te apetezca.

 

Como hemos visto en anteriores post de nuestro blog, la OMS recomienda limitar al 5% del total de nuestro consumo energético, la ingesta de azúcares añadidos, entre los cuales NO se incluyen los azúcares naturalmente presentes en la fruta. Por lo que no hay que restringir su consumo.

 

La ingesta de fruta no solo NO es un problema, sino que un consumo diario de éstas, aporta grandes beneficios para nuestra salud y nos ayuda a la prevención de ciertas patologías, como la obesidad, sobrepeso, diabetes tipo 2, hipertensión, etc.

 

Tenemos que tener en cuenta, que los azúcares aportados por este tipo de alimento se encuentran inmersos dentro de su matriz alimentaria, lo que hace que encontremos otros muchos beneficios como una menor ingesta calórica, alto contenido en agua y fibra, mayor saciedad, alto aporte de micronutrientes y fitoquímicos, mejora de la salud de nuestra microbiota, etc.

 

Por lo tanto, es importante que realices un consumo diario de este alimento, sin limitaciones y reeducando así a tu paladar.