El sufrimiento de la persona con anorexia

En Blog | el 22/05/2015

La personas anoréxicas dejan de comer para ser "perfectas"

La personas anoréxicas dejan de comer para ser "perfectas", pero llegan a todo lo contrario, se convierten en personas solitarias, aisladas de la sociedad, depresivas, sin ganas de vivir, miedosas y tristes. El sufrimiento lleva a un estado de desesperación y a una sensación de no encontrar salida.
Al principio el silencio te acompaña, no lo hablas con nadie , ni permites que nadie te hable de ello, y lo peor es que le haces daño a quien más te quiere. Es muy difícil aceptar lo que te pasa y ver que realmente estás enferma, ya que te encuentras atrapada en ella . Tratas de ser fuerte y pensar que nada pasa y que tu puedes salir de ello, no aceptando el miedo terrible que sientes, siendo días, meses y años muy difíciles donde cada vez es más complicado seguir viviendo. El enfrentarse a la realidad es el temor mayor, ya que piensas que estar perfecta es tener éxito. Bajas y bajas peso, pero sigues sintiendo miedo, por lo que no te conformas con ningún número que marca la báscula, hasta llegar a no querer vivir e intentar hacerte daño. Lo peor es que llegas un momento en el que eres consciente que o paras la anorexia o te mueres, pero en este momento ya te tiene tan acaparada que es muy difícil ver la salida, y es ahí cuando más consciente eres, cuando llega el momento, ese momento en que pierdes el control de todo y sobre todo de tu cuerpo, llegando a un momento en el que te debates entre la vida o la muerte. El 20 % de personas que tienen anorexia mueren, pero el otro 80 % tiene la posibilidad de pensar, pero ¿qué he hecho? ¿qué me estoy haciendo? . La anorexia se convierte en una autolesión y es ahí cuando tienes la oportunidad de decidir entre luchar o  estar así para siempre.  Si eliges luchar, te preguntas ¿ por qué no me defendí a tiempo? ¿por que no paré cuando tenía fuerza? ahora no la tienes y cuesta mucho, pero piensas por favor necesito salir, quiero vivir, y ahí es cuando tomas la decisión de qué quieres recuperarte y volver a ser tú. Y si eliges dejarte, ahí viene otra oportunidad, darte cuenta más adelante de que quieres recuperarte o morir...